Noticias

Tramarsa, empresa del Grupo Romero que brinda servicios marítimos y portuarios, considera que es fundamental apostar por la formación permanente y la impresión de los valores organizacionales en su personal.

Dirigir una organización que ofrece servicios marítimos y portuarios requiere contar con un equipo humano con perfiles muy diversos.

 

Si bien los perfiles pueden ser diversos, algo que es transversal es el ‘Código de Etica'. Es importante que todos los trabajadores, tanto administrativos u operativos, compartan los valores y el ADN de la organización. "Buscamos promover los valores que todo miembro de la empresa debe cultivar y vivir. Los mismos constituyen una línea ética y una actitud personal que es la que nos va a diferenciar, como empresa y como individuos. Queremos personas que sepan formar equipo y busquen la excelencia", indica la gerente de Recursos Humanos de Tramarsa.

 

Emprendimiento, deseo de superación, responsabilidad, lealtad, solidaridad, respeto por la vida, justicia e integridad son los valores y virtudes que buscan en sus empleados y que fomentan en los diferentes espacios de la organización. Vivir estos valores permite cumplir con la misión y propuesta de valor que Tramarsa ofrece a sus clientes.

 

El principio ‘respeto por la vida', por ejemplo, es de gran importancia debido al riesgo inherente de las operaciones. Tal como afirma Zamalloa, la eficiencia debe ir de la mano con la seguridad. "Si en la operación se detecta un riesgo sin medidas de control previstas, esta debe paralizarse". La retención del talento es un punto clave en una industria especializada; por ello, Tramarsa busca que sus colaboradores hagan carrera dentro de la organización. Entre sus estrategias se encuentran la formación constante de los trabajadores, tanto interna: a través de facilitadores internos especialistas en temas de interés y utilidad, como externas - en instituciones reconocidas, con el fin de que el trabajador obtenga los conocimientos y credenciales necesarias; y programas como reclutamiento interno y rotación del personal dentro de las diferentes áreas y unidades de negocio.

 

 

Zamalloa explica que las rotaciones de un puesto a otro -incluso, a veces, entre diferentes empresas del Grupo Romero-  son  especialmente  atractivas para los milleniall s, quienes por características generacionales consideran que el cambio es beneficioso para su crecimiento profesional y personal. "Un ascenso puede tomar tiempo, pero las rotaciones ayudan a que la persona obtenga mayor conocimiento de la industria y gane una experiencia valiosa para su crecimiento profesional", dice la gerente  de RR. HH. Para perfiles altamente especializados funcionan bien las redes de contacto dentro del sector, más que convocatorias masivas. Para perfiles más genéricos realizamos convocatorias internas, de forma que los trabajadores que consideran cumplen con los requisitos puedan postular y de esa manera generar movimientos internos. "Varios de nuestros gerentes empezaron aquí como practicantes", señala la representante.

Otras noticias

c8a7bf9a-7422-44c6-be0f-fe522c49a591